Gracias por visitar esta página. Si te gusta el contenido, subscríbete al blog por e-mail o RSS.

Una de las primeras adaptaciones que uno tiene que hacer al llegar a este país es a la temperatura en todo el sentido de la palabra. Esto evidentemente incluye, buscar la manera de que los grados Fahrenheit tengan algún sentido.

Empecemos por entender la fórmula exacta:

C = (F – 32) * 5/9

F es la temperatura en Fahrenheit y C es la temperatura en Celsius.

Esta fórmula funciona muy bien si usted tiene buena agilidad mental y sabe multiplicar por 5/9 con facilidad. Pero para la mayoría de nosotros, eso no es tan sencillo. De todos modos, si eso es lo que usted busca, puede intentarlo usando el siguiente formulario:

Grados Fahrenheit (F):
Grados Celsius (C):

Pero como no tengo la agilidad mental, ni acceso a este formulario desde cualquier lugar, he aprendido a usar aproximaciones. Y creo haberlo logrado muy bien, así que quiero compartir uno de mis secretos:

Cómo convertir de grados Fahrenheit a Celsius sin romperse la cabeza tratando.

Requisitos: saber dividir por dos, saber restar 15.

Ejemplo: Convertir 60 grados Fahrenheit (F = 60) a Celsius.

  1. Divida la temperatura en Fahrenheit por dos. (60 / 2 = 30)
  2. Reste quince al resultado obtenido en el paso anterior. (30 – 15 = 15).
  3. Listo.(C = 15)

Este resultado es una aproximación, pero no por esto deja de ser útil.

La fórmula simplificada que uso es:

C = F/2 – 15

Esta aproximación funciona mejor en la época de otoño y primavera acá en Pittsburgh, pero el error obtenido en otras temperaturas es muy poco, sobretodo si se toma en cuenta la sencillez del cálculo.

Aquí está una gráfica que compara el método simplificado con el original, en la que se puede observar que la desviación en el rango de temperaturas “normales” es prácticamente nula, y en los extremos sólo llega a ser 4 grados Celsius.